lunes, 14 de enero de 2008



Te deseo atenta a mi sexo. A cada reacción de él por ti. Quiero tus manos, tus labios, tu pecho, tu cuerpo, tu deseo, tu placer, unidos al mío. Quiero que se hagan imposibles los sueños en la cama. Quiero que mi lengua recorra cada íntimo rincón de lujuría que exista en ti. Quiero que saciemos la sed de nuestros cuerpos entrelazados en una noche de pasión. En una y mil noches de mí dentro de ti.