jueves, 29 de junio de 2006

A cuatro manos y dos sexos

Cierras los ojos, dejando reposar tu cuerpo en el sofá dónde estás sentada. Sientes como las yemas de mis dedos recorren tus hombros desnudos. Suavemente hacen caer el tirante del body que cubre tus senos. Mis dedos descienden por tu piel hasta rozar suavemente la aureola que rodea un pezón ya duro. Mis labios se posan sobre tu cuello para que mi lengua note el calor de tu piel mientras se acerca al lóbulo de tu oreja, introduciéndolo dentro de mi boca, humedeciéndolo con mi saliva, al igual que tus jugos humedecen tu sexo. Tu boca deja escapar ya gemidos de placer que son acallados por mis labios sobre los tuyos...

...saboreo tus labios con mi lengua, mientras mis manos se cuelan por tu camisa abierta. Dejo que tu boca y la mía jueguen a encontrarse, que se fundan, que las lenguas se entrelacen, anticipando placeres más profundos. Mis manos han seguido hacia tu espalda, la camisa se ha caído... estoy tan cerca que puedo notarte erecto ya bajo la ropa...

...y desabrochas mi pantalón para tomar mi sexo en tus manos, y sentir como crece más y más con cada movimiento de tus dedos. Los míos se pierden ahora por debajo de la fina tela que cubre tu húmedo sexo. Me empujas a la cama, ya libres de ropa los dos, para entrelazar nuestros cuerpos en un baile prohibido, en un baile de lujuria, en un baile que nos llevará de placer en placer. Noto cómo...

...noto cómo tu boca se acerca a mis piernas, asciende por el interior de los muslos, recoge una gotita de mis jugos que se ha quedado cerca de las ingles y se acerca hacia el clítoris...

...no resisto la tentación de abrir tus labios con mis dedos para descubrir tu clítoris ya duro. Mi lengua recorre tus labios, dejando de lado ese palpitante botón que reclama atención. Tus manos acarician mi pelo, lo estiran y hacen que me introduzca más en tu sexo. Con cada lametazo me aproximo más a ese punto de placer. Tus jugos hacen que los dedos que introduzco en tu sexo estén cada vez más y más cubiertos de tus fluidos. Te dejas llevar entre jadeos, para con solo rozar tu clítoris, inundarme de tu orgasmo...

... me has dejado exhausta pero no me concedo un momento de reposo. Mis manos te recorren ansiosamente, te buscan y te encuentran. Juegan con tus alrededores, describen círculos que se van centrando, te rodean sin llegar a su meta. Mi boca las sigue, golosa. Suspiras al notar mi aliento que baja por tu vientre y te abandonas al sentir mi lengua recorriendo tu sexo...

...cierro los ojos para recibir del exterior solo las sensaciones de tu lengua en mi sexo, que no hace más que palpitar dentro de tu boca. Tus manos acarician el interior de mis muslos, rozando levemente en cada movimiento mis huevos, que poco a poco se van poniendo duros ante la inminente eyaculación...

...puedo ver en tu cara la cercanía del gozo, puedo notar en mi boca la vibración de tu carne... pero no quiero que llegues tú solo... me subo sobre ti, te beso, yo misma te conduzco con mis manos para que tu sexo me llene hasta el fondo, me muevo a mi ritmo, que acompaso al tuyo...

...y yo gusto de mi sexo dentro del tuyo, recorro tu vientre con mi mano, suavemente hasta alcanzar tu pecho que viste piel erizada y sudada. Tu cuerpo se mueve rítmicamente sobre el mío. Tus brazos tras mi cabeza me sujetan, mientras nuestros ojos se miran para decírselo todo. No creo que pueda aguantar mucho más antes de explotar en tu interior...

... humedad, sudor, jadeos... siento la vibración de tu placer a la vez que vuelve el mío. Caigo sobre tu pecho. Aún abrazados, empieza a regresar la conciencia a mi cuerpo. Vemos venir la noche mientras aún susurramos nuestros deseos.

6 comentarios:

Dr. Strangelove dijo...

el caso es que me suena de haberlo leído en otro lado ;)

alessandra dijo...

buag me ha encantado...ya echaba de menos tu historias calientes, no habias escrito nada de ese tipo desde tu vuelta...uuufff y esta pone los pelos de punta, eres lo mejor!!!

Humbert dijo...

dr.strangelove: sí, ya le he visto comentando detrás de alguna puerta. un placer su visita.

alessandra: solo soy responsable de la mitad del post. bien pensado, en casi todas las historias solo soy la mitad de la misma, aunque la haya escrito toda yo. en este caso he tenido la colaboración tanto antes como despues. un beso, de momento sin lengua ;-)

ana dijo...

Lo mejor de estos escritos es haber experimentado la situación. Sin duda.
Pero leerlos también es muy, muy placentero.
Sobre todo porque son poco frecuentes aquí últimamente.
Enhorabuena, por la experiencia y por la "escribiencia".
Beso calentito :)

Antoinette dijo...

"A cuatro manos y dos sexos", muy sugerente...

saludos!

Humbert dijo...

ana: parece que no soy el único en experimentar la ansiedad que me produce la falta de material sobre el que escribir. mejor dicho, me producía. ya tengo material, y de varios tipos. un placer, que compartiré. beso húmedo.

antoinette: bienvenida, y el título no es ni la mitad de sugerente que tu lollipop. un placer.