miércoles, 9 de noviembre de 2005

Cartas a Dolores (II)



Querida Dolores,

aún te adoro en la distancia. Tus fotografías siempre me recuerdan lo que fuiste para mí. Lo que aún eres. Hablo contigo aunque tú no estés aquí. Te cuento como es mi vida sin ti. Te cuento como sería mi vida contigo. Te hago el amor con cada palabra que pronuncio. Te hago el amor con cada palabra que escribo. Sé que no las leerás. No las leerás pero tengo que escribirlas. Me dirijo a ti pero no escribo para ti. Escribo por mí. Necesito escribir lo que siento. Necesito verlo escrito para pensar que no es irreal. Aunque lo sea. En mis solitarias noches fijo la vista en el techo de la habitación y te veo, mirándome. Sueño despierto con tu cuerpo desnudo. Con ese cuerpo que no puedo tocar. Con cada centímetro de tu piel, que no puedo acariciar. Con cada pliegue de tu sexo, que no puedo disfrutar. Y mi sexo excitado te reclama. Pero tu no estás aquí para acariciarlo, para besarlo, para acogerlo e introducirlo dentro de ti, y hacer que explote de placer. Explota en el vacío. En un placer suicida sin sentido. Un placer tuyo. Un placer sin ti.

Tuyo en el deseo.
Humbert

7 comentarios:

ojitos dijo...

tremenda la falica imagen de nouvel en tu foto...
saludos.

Humbert dijo...

la torre agbar de nouvel ha emergido en el skyline de la ciudad, y ya nada será igual.

un placer verte por aquí. espero que no sea la última visita.

Perdido dijo...

Tantas veces he escrito a/por/para alguien que se que nunca lo leerá ....

ella y su orgía dijo...

Mientras le dedicas tus cartas, Dolores, Dolly, Lola, Lolita, Lo, sigue existiendo.

Abrazo orgiástico.

Alo bada dijo...

La vida es igual a infinito cuando la imaginación está en marcha y la memoria existe.

Speranza dijo...

vaya vaya, tremenda dolores..

espero hoy jueves duela menos

labios.

lokura dijo...

a una le dan ganas de ser dolores, que bien narrado