lunes, 18 de febrero de 2008


Andrea solo es una cara, un cuerpo más, que se enreda en el mío. ¿Y se llama Andrea? No pasa el suficiente tiempo para saberlo del cierto. Besos y caricias que parecen reales, para conseguir ese placer anestesiante. Ese placer que horas más tarde solo sirve para hace más hondo el agujero. Porque el mundo es así, y cuanto antes lo sepas, mejor.

2 comentarios:

LUCERO dijo...

La realidad es siempre un golpe de agua fria, pero de nada sirve esconderse de ella, mientras mas te mientes a ti mismo, mas duele.

Humbert dijo...

lucero:¿qué es más doloroso: la fría realidad o la mentira de la huída? un placer.