jueves, 31 de enero de 2008


Impulso: deseo o motivo afectivo que induce a hacer algo de manera súbita, sin reflexionar.

Fuente: R.A.E.

miércoles, 30 de enero de 2008


Mi querida Dolores,

Me desnudo ante ti como no lo he hecho antes. Desnudo mi interior, te descubro lo que se esconde tras esta máscara que llevo permanentemente pegada a mi rostro. Primero fuiste Montse, amor puro de un ya remoto y olvidado tiempo. Después fuiste Belén, la que marco un cruz en mi pecho, que ya cicatrizó, y otra en mi mente, la que continua. Fuiste otras, como Teresa, que me abrió un mundo, o como Ana, que lo cerró. A veces has sido una adolescente, que ahora ya ha crecido, a veces una mujer que nunca dejara atrás aquella jovencita que fue. Algunas veces me has tenido. Pero nunca más completo. Pasaron los años de creer que las niñas querían ser princesas, porque ellas ya no lo quieren ser y las ranas ya no se convierten en príncipes.


Besos irrespetuosos

Humbert

martes, 29 de enero de 2008


"La noche está llena de seres extraños. En cada esquina puedes encontrar un poeta, un borracho, un desquiciado."


Bon viatge Xavi!!

domingo, 27 de enero de 2008

No sabia com eres
No sabia qui eren els teus pares
No sabia si tenies cap fill
No sabia on era el teu país
No sabia quans diners tenies
No sabia quan havies nascut
No coneixia els teus projectes
Però sabia
qui eres tu.


No sabía como eras
No sabía quiénes eran tus padres
No sabía si tenías hijos
No sabía cual era tu país
No sabía cuánto dinero tenías
No sabía cuando habías nacido
No conocía tus proyectos
Pero sabía
quien eras tú.

sábado, 26 de enero de 2008


Cuerpos exhaustos después de una noche de excesos. La ropa en el suelo. Los restos de la cena en la mesa. Las sabanas arrugadas. Y sobre ellas nuestros cuerpos desnudos. Y yo deseando estar de nuevo dentro de ella. Mi mano aparta el cabello de su rostro. Sus parpados se abren para dejarme contemplar de nuevo sus ojos. Esos ojos que me atrapan cada vez.

Mis labios acarician los suyos, mientras mi lengua busca la suya. Ella baja su mano hasta comprobar que mi sexo esta creciendo. Sus piernas se abren y poco a poco mi sexo se cubre con la humedad del suyo. Mis dedos acarician su mejilla, su cuello, su pecho, su suave pecho.

Noto como su sexo se contrae, aprisionando al mío. Su boca deja escapar calientes suspiros de placer que llegan erizantes a mi piel y mi oído. Un movimiento más de su cadera y mi semen se derrama en su interior, al mismo tiempo que sus manos clavadas en mi espalda no permiten que nuestros cuerpos se separen.

Un instante que podría ser eterno.

viernes, 25 de enero de 2008



Llego huyendo de mi mismo, huyendo de un mundo que me ata, que me oprime, que no me deja respirar. Aquí nadie me conoce. Aquí a nadie le importa quién soy. Aquí no soy nadie, pero soy yo.

Estaba huyendo. Ese avión dejaba atrás una vida de incertidumbres, contradicciones, agobios, preocupaciones, sin sentidos, sentidos equivocados. Lo cambiaba todo por un futuro inexistente. Por un futuro por escribir. Con cada kilómetro, la mente se vaciaba un poco más.

miércoles, 23 de enero de 2008

lunes, 21 de enero de 2008

domingo, 20 de enero de 2008

"El equilibrista" - Andrés Neuman

El olvido requiere una buena memoria.

Nos hacemos mayores cuando nos damos cuenta de lo fácil que resulta que las cosas salgan mal.

Procurar no hacer nunca daño a nadie. Pero dar la impresión de ser muy capaz de hacerlo.

Es mucho más terrible despedirse que estar solo.

Los valientes son cobardes furiosos.

Todos los días nos cambia la vida.

Amar es una obra de arte.

Hay quién prefiere empezar comportándose como un genio, a la espera de que algún día le sobrevenga el talento.

La palabra poética "es" y "dice" al mismo tiempo.

Posiblemente la literatura más honda provenga del silencio.

sábado, 19 de enero de 2008


Me ponía a andar cuando quería y me paraba cuando me daba la gana. Nadie me decía si eso era lo correcto o no. Me equivoqué mil veces pero así descubrí lugares imposibles, lugares donde reflexionar, lugares para disfrutar, lugares para contemplar.

viernes, 18 de enero de 2008

jueves, 17 de enero de 2008


Finnair (AY0073)
Salida: Vantaa (Helsinki) Jueves 17 Abril 2008 a las 17.20h
Llegada: Narita (Tokio) Viernes 18 Abril 2008 a las 08.55h

miércoles, 16 de enero de 2008

lunes, 14 de enero de 2008



Te deseo atenta a mi sexo. A cada reacción de él por ti. Quiero tus manos, tus labios, tu pecho, tu cuerpo, tu deseo, tu placer, unidos al mío. Quiero que se hagan imposibles los sueños en la cama. Quiero que mi lengua recorra cada íntimo rincón de lujuría que exista en ti. Quiero que saciemos la sed de nuestros cuerpos entrelazados en una noche de pasión. En una y mil noches de mí dentro de ti.

domingo, 13 de enero de 2008

Preparándome para abril

OPCIÓN 1. Low cost por Europa: Londres-París-Bruselas.









OPCIÓN 2. En coche por la Toscana y el norte de Italia.









OPCIÓN 3. La europa central: Praga-Viena-Budapest.









OPCIÓN 4. Perderte en la traducción: Tokyo.





OPCIÓN 5. Con la mochila a cuestas: Tailandia.




OPCIÓN 6. Cualquier lugar del mundo.

sábado, 12 de enero de 2008

"Canción de amiga" - Ángel González


Ángel González
Oviedo, 06 de septiembre de 1925
Madrid, 11 de enero de 2008



CANCIÓN DE AMIGA

Nadie recuerda un invierno tan frío como éste.
Las calles de la ciudad son láminas de hielo.
Las ramas de los árboles están envueltas en fundas de hielo.
Las estrellas tan altas son destellos de hielo.

Helado está también mi corazón,
pero no fue en invierno.
Mi amiga,
mi dulce amiga,
aquella que me amaba,
me dice que ha dejado de quererme.

No recuerdo un invierno tan frío como éste.

jueves, 10 de enero de 2008



Quiero que te entregues por completo a mi voluntad. Quiero que sientas placer solo con sentir mi voz. Quiero que toda tú se dedique a mi placer. Quiero que lo único que te importe sea satisfacerme. Quiero que solo te entregues al orgasmo cuando yo quiera beberlo. Quiero que me pidas: "átame, soy tuya".

martes, 8 de enero de 2008

"Lolita" - Vladimir Nabokov



"Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. Lo-lee-ta: the tip of the tongue taking a trip of three steps down the palate to tap, at three, on the teeth. Lo. Lee. Ta.

"She was Lo, plain Lo, in the morning, standing four feet ten in one sock. She was Lola in slacks. She was Dolly at school. She was Delores on the dotted line. But in my arms she was always Lolita."


"Lolita" - Vladimir Nabokov



Y sirva de celebración para el post número 200 de este blog, que empezó con éstas mismas palabras. un delicioso placer.

lunes, 7 de enero de 2008




Perversión:
acción y efecto de viciar con malas doctrinas o ejemplos
las costumbres, la fe, el gusto, etc.

(Fuente: Real Academia Española)

domingo, 6 de enero de 2008



Así o tempo de Aleister se me foi achegando

despacio,

o agricultor de mandrágoras que sabe comerme ben.

En cada rúa escura serviciais sacerdotisas

abríndonos os colos con preguiza voluptuosa,

versos con rotulador na miña pel de dezanove anos

que ti borrabas con servicios, servidume i saliva.



Entón chámote polo teu novo nome -eso o adoras-

e o meu rosario de dictames sobre os teus dezaoito.

Os labios da lombriga como as flores máis brancas,

cúbreme de leite plumas polo peito.



Os recunchos basálticos.

A súa cor e o teu pelo tocándose coas xemas,

mentres nós imos reunindo as mellores épocas dos nosos corpos

e a cima dos meus pezóns batendo contra o teu comedimento.



Temos un miradoiro dende onde podemos ver as nosas caras

e tamén a sentimental cooperativa que establecen

o meu rosario de dictames e a túa pel cando se xuntan.

Así nos recluímos nun planeta a regalarnos

unha cama de hortensias

e un delirio de lirios.



[Así el tiempo de Aleister se me fue acercando/ despacio,/ el agricultor de mandrágoras que sabe comerme bien./ En cada calle oscura serviciales sacerdotisas/ abriéndonos los regazos con pereza voluptuosa,/ versos con rotulador en mi piel de diecinueve años/ que tú borrabas con servicios, servidumbre y saliva./ Entonces te llamo por tu nuevo nombre –eso lo adoras-/ y mi rosario de dictámenes sobre tus dieciocho./ Los labios de la lombriz como las flores más blancas,/ cúbreme de leche plumas por el pecho./ Los rincones basálticos./ Su color y tu pelo tocándose con las yemas,/ mientras nosotros vamos juntando las mejores épocas de nuestros cuerpos/ y la cima de mis pezones batiendo contra tu comedimiento./ Tenemos un mirador desde donde podemos ver nuestras caras/ y también la sentimental cooperativa que establecen/ mi rosario de dictámenes y tu piel cuando se juntan./ Así nos recluímos en un planeta a regalarnos/ una cama de hortensias y un delirio de lirios.]

Yolanda castaño

sábado, 5 de enero de 2008

Tu lengua recorre mi sexo, humedeciéndolo, hinchándolo cada vez más, haciéndome desear que lo sientas dentro de ti. Tus labios se cierran sobre mí, mientras tu lengua realiza círculos, cada vez más rápidamente. Tus ojos me miran con la insolencia de quien sabe que domina la situación. Mis dedos se pierden en tu interior, completamente mojado, dispuesto a recibirme. Noto tus fluidos cubrir mi sexo a punto de estallar. Nuestros cuerpos se unen, a la vez que nuestros sexos, en un orgasmo de placer.

viernes, 4 de enero de 2008

El deseo llena mi interior. Tu imagen en mi mente es clara, nítida. Recorro cada centímetro de tu piel con mis labios. Ésta se excita al contacto de mi lengua. Tu boca deja escapar pequeños gemidos de placer. Mi mano se aproxima a tu sexo. Lo noto húmedo. Tus manos se clavan en mi espalda buscando mi culo. Quieres apretarlo, y a la vez, con la misma fuerza, acerca mi sexo al tuyo. Quieres que entre, que te llene. Tus brazos rodean mi cuello para no dejarme escapar mientras entro y salgo de ti. Cuando nuestros cuerpos este completamente impregnados de sudor, será el momento de que mi orgasmo acompañe a los tuyos.

miércoles, 2 de enero de 2008

"Cuanto sé de mí" - Luis García Montero

"LOS ABISMOS existen también en las distancias cortas. Muchos ciudadanos, en vez de buscar los mares del sur o los paisajes exóticos de la lejanía, utilizan las vacaciones para encontrarse a sí mismos. Resulta difícil saber quiénes somos, más difícil incluso que saber lo que puede esconderse en una maleta de las que dan tumbos por los aeropuertos del mundo o en el bolsillo de la chaqueta que nos saluda por la calle. Cuando llegamos a nuestro domicilio y pulsamos el botón del portero automático, solemos presentarnos con una afirmación consoladora: "Soy yo". Pero las cosas se complican si nos paramos a pensar en lo que hemos dicho, y abrimos la puerta, y entonces los objetos de la casa empiezan a mirarnos con el silencio arenoso de los desiertos o con la locuacidad inquietante de las selvas tropicales. Nos sentimos perdidos en nuestra propia alcoba, desorientados en la rutina, fatigados de la cara que nos acompaña por los espejos y las fotografías, y decidimos salir al mundo en busca de los testimonios que puedan devolvernos un olvidado sabor a nosotros mismos.
Hubo tiempos en los que la gente, sobrecargada de poder y vanidad, segura no sólo de sus certezas, sino incluso del lugar que sus certezas ocupaban en la realidad, respondía "usted no sabe con quién está hablando" cada vez que un operario impertinente se atrevía a llevar la contraria. Pero en los años que corren, las certezas se han convertido en preguntas, en viajes preparados como ejercicios de autoayuda, y uno se acerca a las selvas, a los mares o a los desiertos con una interrogación murmurada: "¿Usted, por casualidad, no sabrá quién soy yo?". Pretendemos reponernos de la filosofía disolvente de nuestro sofá con la amabilidad de las grandes distancias, domesticadas por los libros de aventuras y las agencias de viajes. Pero las vacaciones, más que el acceso a los pliegues de la verdad individual, nos facilitan la comprensión del género humano en sus actitudes contemporáneas. Los hábitos del turista sirven para definir las oportunidades que nos ofrece la historia una vez cumplida la muerte de Dios y consagrado el final de las utopías. Sin jefe conocido, sin tareas previstas, sin horarios que cumplir ante las responsabilidades del orbe, liberado de los grandes designios y de los dogmas providenciales, al ciudadano no le queda más programa que la vida ociosa, esa jubilación sentimental aconsejada, en paralelo, por la comodidad del presente y por las manchas crueles de las viejas banderas. ¿Qué puede hacer uno con ilusiones de doble filo en medio de la tranquilidad de un balneario?
El sudor global de los turistas, el agobio del tráfico y de las salas de espera, las visitas masificadas a los viejos recintos de la soledad, los codazos de la multitud, alimentan las cursilerías de algunas almas cándidas que pretenden buscar la verdad con el antiguo espíritu de los viajeros románticos. Frente al turismo, el yo persigue sus huellas en el sueño de los grandes viajes. Pero en cuanto el intrépido viajero pone los pies en el agua, comprende que los grandes viajes de ahora sólo se realizan en patera, con una tragedia apuntando en la nuca, y con muchas posibilidades de que no sobreviva ninguno de los valerosos navegantes para contar la peripecia. Una cosa es que nos busquemos a nosotros mismos, que preguntemos quiénes somos y adónde vamos, y otra cosa muy distinta que nos quedemos sin papeles, como náufragos ilegales, amenazados por el verdadero vacío de la identidad. Conviene que el óxido que muerde al yo en las sociedades del bienestar no ponga en duda los sellos y las firmas de los pasaportes.
Mejor es atenerse a la vulgaridad, aceptar la condición turística de la vida contemporánea y disfrutar del tiempo de ocio y de las excursiones veraniegas. La vulgaridad no sería una mala solución para el mundo, siempre que estuviese mejor repartida. Dentro de las pretensiones humildes de los equipajes estivales, nos queda el consuelo del regreso, el billete de vuelta, el sorprendente tesoro que nos espera dentro de la casa que un día cerramos para salir de viaje. Porque entre las plantas secas, las huellas de los ladrones y las averías de los electrodomésticos podemos encontrarnos de golpe y porrazo con nosotros mismos. Nuestro yo se esconde en el desorden de la correspondencia atrasada, camuflado entre la publicidad y las cartas profesionales. No me refiero a la insistencia con la que los sobres repiten un nombre, un apellido y una dirección. Ese tipo de seguridades pertenecen a una sabiduría de primeros términos, como la que divulgan los porteros automáticos y los buzones telefónicos. El verdadero yo nos aguarda en los recibos del banco. Pero no en los gastos del viaje, sino en las cuotas que se pagan todos los meses del año y que esperan amontonadas, sobre una mesa, después de las vacaciones.
La subjetividad es una deuda perpetua, un espacio que busca sentido en las facturas y las hipotecas, un lugar vacío con pretensiones de quedar cubierto. Yo soy yo y mis recibos de banco. Basta con abrir las cartas y poner orden a la vuelta del viaje. ¿Saben ustedes con quién están hablando? Soy la factura de una librería, un recibo de la luz, la cuota de un sindicato, de una organización política, de Amnistía Internacional, de tres niños apadrinados y del carné de socio del Real Madrid. En fin, soy una reunión legal de causas perdidas."

Publicado en "El País" el 27/08/06

martes, 1 de enero de 2008



"Un hombre no demuestra que es un macho cuando tiene una erección.
Es un macho si es capaz de dar placer a una mujer"
Paulo Coelho